Cuida a las personas que trabajan contigo

¿Merece la pena cuidar a las personas con las que trabajas? Por supuesto que sí. Aunque de inmediato piensas que a unos más que a otros, incluso tienes muy claro a algunos nada. ¿Pero lo piensas de corazón o por interés? Cuando introduces el concepto interés el agua clara se vuelve turbia.

¿Y si es tu jefe? Claro, no hay duda, a tu jefe le cuidas tanto, que le mimas. Jamás te enfrentas con él, siempre le das la razón incluso cuando no la tiene.

¿Y si es tu socio? Según vayan los acontecimientos. Si tienes beneficios seguro que le cuidas o de lo contrario actuarás en su contra.

El concepto “cuidar”, como diría Nieztsche es "humano demasiado humano" y fácilmente se deshumaniza, y acabas pensando que solo merece la pena cuidarse uno mismo “porque tú lo vales”.

Mucha gente piensa así. Da igual el lugar que oc

upe en la empresa, sienten que ellos son lo único importante. Los demás son prescindibles y por tanto es innecesario cuidarlos.

Unos piensan que si cuidas a los demás eres un blandengue. “Uno sabe a lo que viene. A la empresa se ha de venir llorado” me decía altivo una persona, tiempo después dejaron de cuidarle y se dolía de la "injusticia que se cometió con él".

Con más de 50 y menos de 30 muchos CV ni se abren. Son discriminados sin ninguna piedad. Nadie se cuida al que no conoce.

La sociedad entera ha caído en una trampa terrible “solo lograrás el éxito si eres malvado” y cuanto más malvado más éxito. La bondad, la benevolencia, la compasión, la virtud… parecen resultar inútiles.

Recuerda. Si te cuidas y sobre todo si cuidas a los que debes cuidar, entonces lograrás lo que te propones

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo