Deja de cuidar tus problemas

Tus problemas son dificultades que se mantienen en el tiempo, gracias a que las cuidas. Sin tu cuidado los problemas desaparecerían, se disolverían de inmediato. Se evaporarían como tantos y tantos problemas de todo tamaño, que tienes a diario, lo que llamamos dificultades.

Las personas son los propios sostenedores de su problemas: nadie conoce tanto sus propios problemas como uno mismo. Desde el mismo instante en el que se producen recordamos el problema, puede que nos llame la atención este conocimiento tan real de los tres primeros minutos en los que tomamos consciencia de que se estaba produciendo un problema, una mirada, unas palabras, un accidente, incluso un sueño, etc.

Este es un ejemplo

.

"Recuerdo cómo empezó todo. Fue un verano creo recordar, no tenía nada que hacer y a lo único que me dedicaba era a estar todo el día pegado a la consola o la televisión.

Había olvidado que realmente lo que me gustaba era hacer cosas, hacer ese tipo de cosas que mantienen tu mente concentrada. Los videojuegos están bien para un tiempo, pero llega un momento que comienzas a cansarte, el juego deja de tener gracia.

Entonces comencé a tener pensamientos que no sentía como propios, pensaba que me volvía loco. Pensaba en mi cabeza de qué se trataba, esquizofrenia, bipolaridad, no entendía.

No sabía que estaba pasando en mi mismo, no sabía qué sentido tenía.

Entonces, llegó una noche, recuerdo que estaba en la cama, y comencé a pensar y a pensar, pero todo lo que pensaba no era más que cosas malas que sucedían en mi cabeza. Entonces llegó el primer gran contacto de mi imaginación con mi ansiedad, supongo que se conocieron, se dieron una oportunidad y hasta ahora. Ansiedad se enamoró de imaginación porque ella le hacía ver más allá e imaginación estaba feliz porque alguien le hacía caso y no paraba de alimentarle.

Siempre me he considerado una persona con una gran imaginación, pero creo que son demasiados años utilizándola de mala manera.

Imaginación de vez en cuando aparece, tiene grandes ideas, ideas que hablan de amor, ideas que hablan de crear, tanto de forma artística como profesional.

Siempre que me manda esas ideas siempre la escucho, a veces aparece agobio, pero no le considero tan importante ,mientras que si lo hace de malas ideas fomentada por ansiedad, de repente es como si ansiedad creciese. Supongo que se alimentan la una a la otra, pero imaginación debe saber que para que yo sea feliz tiene que ayudarme y darme esas ideas que son geniales.

Supongo que a ansiedad le debo dar las gracias por haberme convertido en una persona trabajadora, era mi forma de que ansiedad no apareciese, cuanto más tienes en la cabeza menos hueco tienes para otras. Pero llegó el momento de decir adiós, no sé qué me deparará el futuro, pero lo que si se es que ya no te necesito más.

Gracias por la ayuda, pero es mejor para los dos que desaparezcas, también para imaginación que tiene que ser libre si quiere llegar a ser realmente importante.

Ha llegado el momento de que no haya más ataduras y cada uno de nosotros sea libre.

Supongo que como en toda mala relación negativa tu te ganaste mi confianza de forma rápida, pero luego empezaste a hacerme daño poco a poco, por eso ha llegado el adiós"

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo