El trabajo es una maldición bíblica si no sabes trabajar.



Aquí tienes algunas claves para sacarle todo el provecho a tu trabajo.


a.- La empresas es un espacio de poder.

Has de entender esto para saber a quién hacer caso y a quien no.

b.- De todas las tareas que tienes que hacer, haz primero la de tu jefe y fírmala.

No importa tanto lo que haces como decir que lo has hecho.

c.- Si eres ordenado te sobrará tiempo.

Te ordenas para hacer bien tus tareas y no para hacer más. Mejora la calidad de lo que haces, no quieras hacer más, ni más rapido.

d.- No seas servil, defiende tu criterio con argumentos veraces.

Deja de ser un "sí señor" o toda la basura caerá sobre tu cabeza. Haz que tu criterio y talento sean respetados.

e.- Ten claro que trabajas por dinero y por reconocimiento.

No te dejes engatusar por las agradables palabras que te repiten cada año. Valen de poco. Si trabajas en lo que nadie te ha pedido no te pagarán más y por supuesto no te respetarán.

f.- Nunca hagas confidencias.

Nada tengo que explicar sobre este punto.

g.- Sé escrupuloso con tu horario.

Al entrar y al salir. Nunca te quedes para acompañar a tu jefe y menos para tomar una copa con él. Tienes mejores cosas que hacer, por mucho que te salga gratis y te cuente cotilleos.

h.- En tu equipo están tus mejores y peores enemigos.

El trabajo en equipo es muy complejo. Olvida lo que te enseñaron en primaria ¡no se trata de hacer una manualidad entre todos!

i.- Elige y cuida a tus contactos tanto dentro como fuera de la empresa.

La vida profesional es un viaje: tu maleta es tu CV y los buenos contactos van a ser tus compañeros de asiento en el avión y tu destino... el que más te interese.

j.- Y lo más importante: no te dejes la vida en el trabajo o acabarás arrepintiéndote.

El poder y el dinero se consiguen mejor si aprendes a trabajar.






25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo