No des la mejor versión de ti mismo







Esa no es tu versión, es la versión que quieren de ti: sumiso, sin criterio, dejándote la vida en el trabajo, perdiendo tu familia, sufriendo procesos de estrés, drogadicción, enfermedades laborales, colérico, etc. No voy a seguir ¡para qué! si todos lo conocemos.


El miedo a perder el trabajo, lleva a la gente a que lo valore más que la propia vida. A cometer cualquier barbaridad de un modo continuado poniendo en peligro su reputación, su salud, su economía, su integridad.


Pero el trabajo tiene también otra cara y ésta aporta innumerables beneficios pero solo si sabes trabajar, si sabes cuales son tus intereses y te propones conseguirlos. Muchos de los problemas, diría que la mayoría de los que me he encontrado en las personas que solicitan mi criterio, son el resultado de una falta de maduración en los modos de trabajo, desde la adicción al trabajo hasta la pereza, pasando por el perfeccionismo, la falta de responsabilidad, la fantasía.


La culpa no es del capitalismo, ni de los motivadores que te piden "llegar a casa agotado, después de haberlo dado todo", como si trabajar fuera una competición, ni de los jefes que te piden una mayor implicación, ni de tus subordinados que quieren que trabajes por ellos.


El problema es que estás desaprovechando tu talento.


Si sientes que te cuesta ir a trabajar cada día haz caso a estos puntos

1º Mejora la comunicación con tu entorno. Es decir habla y escucha con claridad.

2º No te confundas y pienses que tus debilidades son tus fortalezas.

3º No te autoengañes, ni pierdas la confianza en ti.

4ª Deja de hiperreflexionar, de juzgarte, de "comerte el coco".

5º Observa la realidad tal cual es, no te la inventes.

6º Esfuérzate de un modo racional, no te dejes llevar por las pasiones

7º No leas libros de autoayuda, ni hagas cursos de motivación, ni te apuntes a la última tendencia de cambio personal, ni hagas caso a ningún gurú.

8º Toma decisiones bien encaminadas y alineadas con tus intereses.

9º Sé flexible, deja de ser rígido y no sigas queriendo ser lo que querías en la Universidad, o peor, lo que querían tus padres.

Y por último y resumen de todos ellos: conócete y conocerás todo.


¿Fácil? No tanto.

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo