Encuentra el consejero que nunca tuviste


Si quieres estar al día cada cierto tiempo has de actualizar una App de tu ordenador o de tu teléfono. De no hacerlo quedará obsoleto.


Algunos de estos cambios son imperceptibles, se producen de un modo automático, y no te das cuenta de ellos. Un pequeño aviso te dice que la actualización se ha producido de un modo satisfactorio. Nada más. Se ha instalado una diferencia, que no produce ninguna diferencia y, por supuesto, ni la notas ni eres consciente de ella.


En cambio cuando has de descargar una actualización manualmente, tu confianza desaparece y solo la recuperas preguntando a un amigo o abriendo la pantalla de ayuda.

La desconfianza te vuelve tan prudente que llega a bloquearte si no encuentras esa ayuda.


De un modo similar funcionamos las personas cuando las cosas no van bien y te ves obligado a cambiar comportamientos obsoletos, que entorpecen tu desarrollo profesional y por lo tanto vital. Encontrar el consejero que nunca tuviste, te facilitará salir de la rotonda en la que estás dando vueltas desde hace tiempo. ¿Pero dónde está? ¿Cómo buscarlo?


Estas son algunas características que te facilitarán el encuentro.

  1. Haz caso al consejo de un amigo que haya con un buen consejero.

  2. Desde el primer momento de hablar con él debes sentir que tu angustia, cansancio, estrés se calma.

  3. En la primera reunión ya te da una visión diferente de tu problema y de cuáles son los pasos para solucionarlo.

  4. Te facilita el contacto con la realidad y con tu entorno como si lo conociera al detalle.

  5. Te propone un tiempo de trabajo razonable.

¡Ah! Y suerte con la elección.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo